domingo, 3 de enero de 2016

Máquina de grabar los sueños (finales noviembre 2015)

Dispongo de un asombroso invento que permite grabar y reproducir mis propios sueños. En otras ocasiones he soñado que retenía o fotografiaba de algún modo lo que soñaba, pero esta vez parece la concreción o el resultado más elaborado de este 'género' metaonírico, por así llamarlo.
Esta máquina reproduce una voz que dice 'Usted ha soñado...' y, a continuación, suenan mis voces en los sueños, otros sonidos de esos mismos sueños, etc, y todo ello permite reconstruir las historias oníricas que se han producido. No recuerdo, sin embargo, que la máquina grabe imágenes.

2 comentarios:

Gustavo Yandros dijo...

Si. Yo muchas veces no se. Siento que tengo sueños repetidos. Como que sali unos minutos del trabajo a comprar algo. No se porque empiezo a caminar y me voy cada vez mas lejos. Cuando quiero regresar veo que es tarde. Y ahi me despierto.
O que me cepillo los dientes y a medida que me los cepillo estos se med van cayendo. Hasta que me quedo sin dentadura
O a veces sueño que voy a la playa y siempre es de noche, esta todo oscuro, no hay nadie. O que el mar llega hasta los medanos y no se puede ingresar. No se porque se me repiten estos sueños.

Tanto es asi que se me ocurrio escribir una ficcion sobr esto. Hace un par de semanas. Es el ultimpo cuento que escribi. Todavia no lo subi a mi blog

Gustavo Yandros dijo...

Luis fué a comprara al suér que tenía a una cuadra. Compró galletitas, gasesosas, leche y algunas frutas. Llegó a la caja. Se puso a hacer la cola. Cuando llegó su turno vió que estaban cerranado. Bajaban la enorme persiana que tenían en la entrada mientras de a poco apagaban las luces. En seguida se puso todo oscuro. Quería escapar pero los de seguridad no lo dejaban.
Al rato despertó . Notó que era un sueño.
En otra ocasión Luis, mientras dormía profundamente se vió en un lugar turístico. Recordaba que de niño y adolescente iba algunas había ido a ese sitio. En cambio ahora tenía 35 años. El día estaba espectacular. Hacía calor acompañado de un sol radiante. Quiso ir a la playa. Pero en la vereda estaban cambiando las baldosas. Y asfaltando la calle que anteriormente era de tierra. Debió quedarse allí. No tenía manera de salir. Empezó a discutir. Tantos con los trabajadores de la obras como los encargados del sitio donde se hospedaba. Nadie sabía cuando iban a terminar para que Luis pudiera salir. Fue ahí cuando abró los ojos y descubrió que esto tampoco era real.
Luis vivía solo. En un departamento de Almagro. Una mañana luego de vestirse fue al baño como era habitual. Sue lavó la cara. Tambien los ojos. Una vez que empezó a cepillarse los dientes notó como estos se le lban aflojando hasta caerse. Luego uno por uno los iba escupiendo. Sentía que esto no le podía estar pasando. Se miró al espejo. Comprobó que solo le quedaban las encías. Lo enojaba. No sabía que hacer. Hasta que despertó todo transpirado. Se palpó. Vió que su dentadura se hallaba igual que todos los días.
Mientras caminaba, Luis se cruzó con una personas. Le pidieron si tenía fuego. A lo que Luis les dijo que no fumaba. Lo miraron mal. Siguió su marcha. En la cuadra siguiente notó que estos lo estaban siguiendo. Empezó a correr. Sentía que no podia hacerlo. No sabía por que pero las piernas no le respondían. Estos individuos se hallaban cada vez mas cerca. Intentaba acelerar la marcha pero había algo que se lo impedía. Cuando estas personas lo alcanzaron Luis se dió cuenta que otra vez había sido un sueño.
Una tarde Luis se vió jugando con Cacique. Un perro que tenía. Tambien estaba su abuelo. Que se sentaba a conversar y tomar sol en el patio que había en el fondo de la casa. Mientras tanto Luis le tiraba una pelotita de tenis y Cacique iba corriendo a buscarla para devolvérsela. Tambíen lo sacaba a pasear. Momento en el que Cacique se le subía encima moviendo la cola.
Al despertar Luis supo que esto tampoc era real. Tanto Cacique como su abuel habían fallecido hace varios años. Tampoco vivía mas en esa casa.
Mientras tanto Luis, mas allá de los sueños que a veces tenía seguía con su vida habitual. Trabajaba en una lavadero de ropa. Los fines de semana se reunía con amigos. Iban a algún bar. A la casa de alguno de ellos o Luis los invitaba a la suya. Aunque tampoco dejaba de verse con Claudia, una chica que hace poco la había conocido por internet. Aparte iba al gimnasio y cada tanto a jugar a la pelota con algunos de sus amigos. Tanto actuales como de la secundaria o de la casa de sus padres donde antes vivía. A los que tambien cada tanto los visitaba.
Semanas mas tarde le llegó una carta. Un tanto extraña. No tenía remitente ni direccíon. La abrió. Vió que había varias fotos y dibujos sobre estas últimas cinco cosas que había soñado. Tambien frases que Luis dijo. Y mas abajo una hoja detallando que en las profundidades de los sueños hay seres que capturas esos momentos. Los anotan, fotografian. Se los llama "Angeles de los sueños". Solo que desde hace algunas décadas se toman el trabajo de elegir una persona entre las millones que habitan el planeta. Y entregarles los ultimos cinco sueños para que los tenga de recuerdo.
En la parte inferior se repetía en letras mas grandes el nombre de "Angeles de los sueños" sumado al año 2016

Te mando un abrazo y a ver que cosas mas soñaremos jja